Una ocurrencia más

ArquiMedios

Esperamos que no pase de ser una anécdota de pena ajena, la solicitud que hizo el Ejecutivo federal para que España y el Vaticano pidieran perdón a México por los agravios cometidos durante la Conquista. Los comentarios y los memes que esto ha desencadenado son incontables. No podemos, a la distancia, omitir nuestro juicio al respecto.

Por pensar diferente pasaremos a ser de la prensa fifí, conservadora y neoliberal. “¿Y si dejara atrás los adjetivos que usa para descalificar a quienes cuestionan? ¿Y si entendiera que él mismo es más conservador que muchos de sus críticos? ¿Y si, en lugar de dividir, uniera” (D. Dresser). El gobierno español no estuvo de acuerdo. ¿Es de la mafia del poder?

Sin duda que ha perdido la sensatez y la cordura. El poder lo ha cegado con más oscura soberbia. ¿Llega el poder a embrutecer a ese grado? Algunos lo acusan de dios y de mesías. Títulos superados. Cualquier mesías se hinca ante su sombra; cualquier dios, hasta el único y verdadero, no alcanza su juicio y discernimiento.

¿Qué necesidad de sudar calenturas ajenas y anacrónicas? ¿Con quién quiere o necesita quedar bien? ¿Quién lo asesora? Es demasiado especuladora la pregunta, porque de haber quien lo asesore, o no le hace caso, o también peca de ignorancia supina.

¿Qué piensan los que, en realidad, sí conocen de historia? ¿Qué piensan los intelectuales al respecto? Muchas respuestas ya las conocemos.

En todo caso, habría muchas cosas de las que tendría que solicitar perdón para México. A Trump, por todos los agravios, esos sí, con los que daña a nuestro País; al mismo Presidente de Estados Unidos, por imponer a su yerno para manipular las decisiones de nuestro gobierno, y por sus invasiones, y por tantas en las que nuestros vecinos nos siguen sometiendo.

Tendría que solicitar al gobierno francés que se disculpe por haber invadido nuestro territorio (a propósito de la próxima conmemoración de la Batalla de Puebla).

Quien no se le deberían pasar, tampoco, son todos los carteles, que tanto daño han hecho a la población, desde hace mucho tiempo, que han asesinado a más personas que los muertos de toda la Conquista. Hay que exigirles que pidan perdón a todas las familias que han dejado fragmentadas, adoloridas, y a todas las que tienen desaparecidos, y que ya dejen de cometer crímenes.

Que primero pidan perdón los guachicoleros, que tantos recursos nos han robado. Y tantos más que deberían estar de rodillas ante el pueblo de México, por todo lo que lo han perjudicado.

Como si no hubiera problemas más importantes que solucionar en esta Nación (migración, inseguridad, narcotráfico, guachicol, tráfico de armas y de personas, etc.) y tuviera tiempo el Mandatario para estarse divirtiendo con ocurrencias.

Si de pedir perdón se trata, el mismo referido tendría que pedirlo a la comunidad internacional, por su falta de conocimientos fundamentales y fundamentados, y por el ridículo que esto acarrea.

Y tendría que pedir perdón también a los ciudadanos, por creer que somos ignorantes, y que puede seguir manipulando las masas hasta el hartazgo.

Y nosotros los mexicanos tendríamos que pedir perdón a la vida, por tener el gobernante que merecemos. Ahora sí se pasó. Bueno, la verdad es que ya lleva varias.

About ArquiMedios

Check Also

¡Sorpresa…! ¡Dios vive!

“Y yo, en esta Pascua, ¿qué? ¿Tengo el corazón abierto a las sorpresas de Dios?”, …

Concluyó tercer Encuentro de Teología sobre los 40 años de Puebla

Redacción ArquiMedios El jueves 25 de abril, concluyó el ‘Tercer Encuentro Iberoamericano de Teología’ en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *