Don Juan

Pbro. José Marcos Castellón Pérez

El 28 de marzo de 1933, en el municipio alteño de Yahualica, Jalisco, nació Juan Sandoval Íñiguez, quien llegara a ser el IX Arzobispo de Guadalajara, y que ahora sigue sirviendo a la comunidad católica por su ministerio episcopal como Obispo Emérito.  La Iglesia de Guadalajara se alegra por su cumpleaños y eleva sus oraciones a Dios para que siga fortaleciendo a quien fuera su pastor por 17 años y del que sigue guardando respeto y aprecio. Junto a la felicitación, agradecemos al Buen Dios por Don Juan.

Hemos de agradecer su profética valentía, pues muchos ciudadanos han encontrado en él la voz que a ellos se les ha negado, la defensa de los derechos más elementales de aquellos que  terminan siendo un estorbo en la sociedad de consumo. La tenaz custodia de la verdad sobre el hombre y la familia, así como la exigencia del esclarecimiento del asesinato del Cardenal Posadas le ha llevado a ser perseguido, atacado e injustamente juzgado, sin que de parte suya haya menguado su fortaleza de espíritu, su valentía.

Queremos también agradecer su profundidad, pues tiene una aguda mirada sobre el hombre y el mundo; agradecemos su testimonio de vida, de oración profunda, constante. Su amor a la Palabra se manifiesta en su predicación, que  no es sobre opiniones, ni avisos de ocasión; es sobre la Palabra que ha encontrado eco en su corazón de Pastor.  Agradecemos su sabiduría y clarividencia; reconocemos su mirada objetiva y clara de las situaciones de la historia que le ha tocado vivir. La sencillez de sus palabras, la jocosidad de sus dichos y frases, muchas de ellas de gente del campo, no quitan que sea certero y profundo; al contrario, expresa las verdades más altas con las frases más sencillas, prerrogativa de las mentes más lúcidas. En Don Juan podemos constatar un pensamiento de hondura, aquel pensamiento de que ha encontrado la Verdad y se ha dejado seducir por ella.

¿Cómo no agradecer la reciedumbre de carácter, la fortaleza de espíritu? No hacen falta palabras, somos testigos que no se deja seducir por la tentación de la buena fama ni le interesa tener los primeros lugares en el rating de popularidad. Se apega a la verdad y se mantiene en ella a costa de lo que venga, porque sólo la verdad hace libre a la persona. No elogia sino que exige, y la exigencia es lo que hace crecer y madurar. Agradecemos de igual forma su fidelidad: fidelidad a Cristo, fidelidad a la Iglesia, fidelidad al Papa. Hombre fiel; su caminar pastoral por nuestra Arquidiócesis ha sido caracterizada por la fidelidad: Sentire cum Ecclesia: Sentir y estar en comunión con la Iglesia en la celebración del Año Jubilar del año 2000, en el Cuadragésimo Octavo Congreso Eucarístico Internacional celebrado en nuestra ciudad, en el año de la Eucaristía y en la Misión Continental.

Gracias por ser Juan Sandoval Íñiguez: el padre, el obispo, el pastor, el amigo, el guía, el maestro.

About Rebeca Ortega

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *