Los quebrantos de la Línea 3 del Tren Ligero. Templos del centro de Guadalajara: entre el olvido y la omisión oficiales

Rebeca Ortega Camacho

Fotos: Luis Daniel Tadeo Velázquez

En total son siete los templos del corredor, del que ahora conocemos como “Paseo Fray Antonio Alcalde”, por donde pasará de manera subterránea la Línea 3 del Tren Ligero (Nuestra Señora de Aránzazu, San Francisco, la Catedral, el Sagrario Metropolitano, San José de Gracia, El Santuario de Guadalupe y Nuestra Señora del Sagrario), de los cuales, sólo el Templo de San Francisco de Asís fue cerrado al público, desde marzo del 2017.

A la fecha, el acceso al Templo de San Francisco de Asís (erigido en 1550 como parte de un monasterio, a cargo de la misma congregación que fundó hace ocho siglos el Santo de Asís) sigue clausurado; el culto se ha restringido al Templo de Nuestra Señora de Aránzazu. Además, el anexo al templo, done se vendían artesanías y era la estación de los tradicionales calandrias, lleva cercada por más de cuatro años.

Fray Sergio Moya Ortiz, OFM, encargado de la reestructuración del templo, en entrevista para ARQUIMEDIOS, señaló que la primera etapa fue preventiva, antes de que pasara la tuneladora (“La Tapatía” pasó justo por debajo del inmueble). “Eso repercutió en las bóvedas, dañaron el templo, pero eso nunca lo quisieron aceptar. (…) Ya tenemos casi cuatro años, y dos completamente cerrado, porque no podemos ofrecer seguridad a la comunidad”.

“En 2017, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) intervino el templo de San Francisco de Asís con una inversión de siete millones de pesos. En la primera etapa se realizaron trabajos de reparación de grietas, consolidación de muros, sustitución de cantera y reforzamiento en la torre campanario”. (“Se agravan los daños en el templo de San Francisco; acusan olvido de SCT”. El Informador. 25 de agosto de 2018).

Además, manifestó que “después de casi tres años de estar luchando, logramos que se hiciera la segunda etapa”, que “contempla consolidar muros, la inyección de grietas interiores y exteriores y de bóvedas, y arreglar los arcos fajones. También se harán trabajos de impermeabilización, se intervendrá por completo la fachada para renovarla; y además se le dará tratamiento a la cantera del templo y se aplanará la fachada Oriente”. (“Arreglarán grietas y fachada en el Templo de San Francisco”. El Informador. 18 de marzo de 2018).

También, compartió que se “quitó toda la obra pictórica; sí han mandado gente especialista que ha sabido bajar la obra, ahí está guardada y asegurada El templo está muy sucio por dentro. Ahorita está en ese proceso de restructuración de grietas”. Además, dijo que la fraternidad de franciscanos sigue residiendo en el Convento, y la notaría del Templo de San Francisco está en funciones; sin embargo, señaló que tienen problemas con el drenaje, luz y agua.

Finalmente, Fray Sergio Moya dijo que el Templo de San Francisco es un patrimonio rico que debe ser resguardado. “Todo está sobre el Tren Ligero, pero sobre los templos nadie ha dicho nada”, y añadió, “son templos muy queridos, cómo vamos a perder ese patrimonio”, concluyó.

Templo de más de 400 años

El Templo de San Francisco de Asís fue terminado en su totalidad en el primer cuarto del Siglo XVII, y según el Padre Fray Antonio Tello, Cronista Virreinal de la Ciudad, esta iglesia era de tres naves, de arquería cubierta de manera artesonada y lacería, y era la más adornada de la ciudad: “Tiene diez altares y capillas muy bien aderezadas y doradas con retablos muy buenos de pintura y ensamblaje, y el altar mayor tiene un retablo muy grande, de muy linda pintura, con imágenes de santos, de bulto de escultoría, y toda la capilla dorada, y el arco toral de alto a bajo hasta las gradas”.

A principios del Siglo XIX, la moda arquitectónica imperante del neoclasicismo despojó a numerosos edificios religiosos del Centro de la ciudad, entre ellos el Templo de San Francisco, de su espléndida belleza barroca y churrigueresca. La destrucción de los altares barrocos de este templo se inició desde 1808, y en 1825 se dispuso fueran removidos los retablos, de tal manera que, al cabo de un año, no quedó ni huella de ellos.

En 1860 vino la exclaustración emanada de las Leyes de Reforma; es decir, la prohibición de la existencia de comunidades religiosas, por lo que templo y convento quedaron abandonados. En 1861 se demolieron las Capillas de San Antonio y de San Roque, así como el cerco que circundaba el convento. Parte de éste se fraccionó y vendió al mejor postor; otra parte se habilitó por un tiempo como cárcel de mujeres, y después, al igual que la iglesia, el recinto fue ocupado por el Gobierno como cuartel y caballerizas.

El 14 de abril de 1939 se incendió el templo, volviéndose cenizas lo poco que quedaba de las esculturas, adornos y pinturas originales. Parte de las canteras de los muros, con el intenso calor, se partieron y cayeron. Fue necesario volver a enchaparlo todo de cantera cuando se restauró. Al año siguiente comenzó esta obra de reconstrucción, que se prolongó durante muchos lustros, hasta dejar al templo franciscano tal como lo conocemos en la actualidad. La bendición del Altar Mayor fue el 9 de abril de 1952, y la consagración del mancillado recinto tuvo lugar el 23 de marzo de 1958, ceremonia que ofició el Arzobispo de Guadalajara, D. José Garibi Rivera. (“Templo de San Francisco”. SEMANARIO. Edición 713. 30 de septiembre de 2010).

Nuestra Señora del Sagrario

Ubicada en Avenida Alcalde #925, colonia Alcalde Barranquitas, (Actualmente Paseo Fray Antonio Alcalde), la Parroquia de Nuestra Señora del Sagrario ha sufrido los estragos de la obra de la Línea 3 del Tren Ligero. En entrevista para ARQUIMEDIOS, el Canónigo Luis Enrique Silva Álvarez, párroco de la comunidad, señaló que las Celebraciones Litúrgicas de bodas, XV años y bautizos, disminuyeron notablemente los últimos cuatro años. “Lo que va del año (2019), he celebrado una boda. El año pasado fueron 14; antes se realizaban tres bodas el fin de semana y bautizos; en bautizos vamos en el número 10 y todavía no se levanta esto”.

Manifestó que la obra de la Línea 3 “está parada, no ha habido avances en la estación La Normal, pero sí están trabajando en lo que son los colectores, donde fueron las inundaciones (Col. Alcalde Barranquitas), en eso no han dejado de trabajar. La idea de ellos era terminar a mitad de marzo, que ya pasó la fecha, y todavía siguen trabajando, no han dejado de trabajar, por esa parte es bueno”.

Daños colaterales

El párroco añadió que en los últimos meses (desde enero de 2019), no hay luz en la parte exterior del templo. “He reclamado a autoridades municipales, al gobierno estatal, que no tengo luz afuera del templo y nadie me ha hecho caso. Desde que se fueron los ingenieros de la obra, lo que va del año, cuando terminaron de poner el concreto, no hay luz”.

También, dijo que los daños al recinto han sido mínimos. “En los cuatro años que tiene la obra, la parte de enfrente del templo tiene cantera, tengo una foto (Olimpiadas Juveniles) que se tomó antes de que cerraran la calle y todo el templo tenía cantera; actualmente mucha cantera se ha caído”. Al respecto, señaló que fue por la movilidad, “todos los camiones que han pasado, por debajo estaba pasando como un tren que transportaba a la gente, todos esos movimientos se sentían y se fue cayendo la cantera, es lo que yo he encontrado; a veces nos encontramos cantera tirada en la banqueta, cuando barría el sacristán, se encontraba la cantera tirada”.

Además, el Canónigo Luis Enrique se ha mantenido al pendiente de que no se obstruya un espacio para que la carroza fúnebre se estacione, en ceremonias de difuntos. “Todos los templos del centro tienen, nada más aquí no habían dejado nada, gracias a algunas personas, nos han respetado ese lugar y lo estamos cuidando, para que no lleguen otros y digan esto va a ser mío”.

Otro tema que destacó el entrevistado fue el abandonado de las antiguas instalaciones del Registro Civil N° 1 (ubicado en Av. Alcalde #924). “El Registro Civil ya lo vaciaron, está vacío o siguen sacando las cosas; la pregunta de la gente es ¿cómo lo van a demoler?, si a través de un explosivo o ladrillo por ladrillo; recordando que hay un hospital y escuelas alrededor. El Registro Civil estos últimos años, lo he visto más descuidado que nunca; cuando uno va al hospital a ver enfermos, se observa sucio, abandonado completamente”.

Posteriormente, se refirió al “Paseo Fray Antonio Alcalde”, del cual dijo que “no lo han acabado” y ha observado varias deficiencias. “El carril de Norte a Sur es el que está funcionando, es uno de ida y otro de vuelta, pero el carril que va de Sur a Norte, está completamente cerrado, no se ha hecho nada. De la calle Jesús García para allá, hay muchos avances, pero de Jesús García a La Normal, completamente abandonado, no se ven avances, y ha provocado inseguridad, en la noche la gente viene con temor porque está oscuro. Además, hay muchos letreros de casas que se rentan para negocios, he ido viendo en el transcurso de estos días, que están abriendo bares, y según el Ayuntamiento no iba a permitir ese tipo de licencias o de giros”.

Enfatizó que falta educación vial, semáforos y seguridad, “la seguridad es de Jesús García para allá, pero de Jesús García a La Normal, rara vez se ve un policía. Otra cuestión interesante, es que no iban a pasar camiones por aquí y de Jesús García para acá pasan camiones. La calle Fray Junípero Serra, que está a seis cuadras de Alcalde, se convirtió en la nueva Avenida Alcalde, por ahí pasan todos los camiones y no hay semáforos; la gente sufre para cruzar esa avenida y los carros también”. Entre lo positivo del paseo, el párroco de Nuestro Señora del Sagrario señaló que es agradable caminar por ese lugar y que las parroquias del centro están organizando eventos culturales-religiosos para Semana Santa, aprovechando el Paseo Fray Antonio Alcalde.

Finalmente, resaltó la importancia de la comunicación de las autoridades con la ciudadanía y el socializar las obras públicas. “Creo que las autoridades (municipales, estatales y federales) deben estar en sintonía con lo que van a presentar y mantener informada a la gente; porque desgraciadamente se tiene la mentalidad de que primero hacemos batallar a la gente, después la gente se acostumbra y no informan, porque tienen el temor de que la gente se ampare. Ahora que son nuevas autoridades, que partan de eso, tanto el municipio, el estado y la federación que informen a la gente de lo que está pasando, porque no sabemos nada; nada más llegan, cierran, quitan, ponen, abren y sabe cuántas cosas, no se da cuenta uno de nada.  Ahorita la gente ya tiene el temor, porque va a venir el temporal de aguas y no han acabado esta parte del colector; pero la gente ya tiene cuatro años, está cansada de todo esto”, concluyó el Canónigo Luis Enrique Silva.

Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe

En el año 2017, SEMANARIO informó sobre las grietas en muros y techos, deterioros a causa de la construcción de la Línea 3 del Tren Ligero, en el Santuario de Guadalupe, en la Zona Centro de la Ciudad. “El señor Cura José Guadalupe Dueñas Gómez aseguró que, a lo largo de estos últimos meses, las partes más afectadas han sido la Notaría, escaleras, oficinas y salones, todos ellos ubicados en la sección que colinda con la Avenida Fray Antonio Alcalde, a un costado del recinto”. (“Santuario de Guadalupe sufre daños por obras del Tren Ligero”. SEMANARIO. Edición 1043. 29 de enero de 2017).

Dos años después de esta declaración, el Canónigo Guadalupe Dueñas, Rector del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, dijo: “De la notaría, es decir, esas están (grietas) como ustedes las vieron. La secretaría que se encarga de eso, hicieron estudios para saber más a fondo porque se había agrietado. Hasta el momento no han venido a corregir lo que de hecho ellos hicieron; no han venido a enjarrar ni a llenar los pozos que hicieron, las calas todavía están conforme las hicieron.

“Han estado viniendo a ver de diferentes partes; había una especie de procesión, que no era con la intención de visitar a la Virgen de Guadalupe, pero iban, venían y luego venían otras personas; les decíamos ‘aquí están las fallas’ y luego se iban. Hace más o menos, como mes y medio, vinieron unas personas a decir que ya estaba próximo el arreglo de esos desperfectos. Estamos esperando. Los espacios se siguen utilizando (oficinas y salones). No hace mucho, vino una persona encargada de Protección Civil a supervisar, es su trabajo, deben revisar los edificios para ver si son habitables o no; no dejan de visitarnos, ven y se van, nos dan esperanzas y las esperanzas siguen.

“Oímos que el ciudadano presidente prometió que iba a soltar presupuesto para terminar la Línea 3 del Tren Ligero, lo cual me pareció muy bien; pero ojalá que en ese presupuesto venga una partida dedicada a la restauración de estos espacios. Eso es lo que te puedo comentar, por todos lados estamos buscando la forma en que vengan a reparar estos daños”.

También, el Rector del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe manifestó los avances del “Paseo Fray Antonio Alcalde”. “El jardín que está enfrente del Santuario ya casi lo terminan, la parte donde van a mandar a los ‘buñueleros’, ya se ven como que van terminando. Lo malo es que no está abierta todavía la calle Juan Álvarez en el cruce con Avenida Alcalde. Todo lo que es el andador, salvo algunos detallitos, parece que los están corrigiendo.

“En el Santuario la cuestión de las celebraciones se empieza a normalizar, no como estaba antes que empezaran los trabajos de la Línea 3, pero poco a poco se ha ido notando que hay más afluencia de personas; todavía no estamos al ‘cien’, pero ya se puede llegar más fácilmente”.

Finalmente, el Canónigo Guadalupe Dueñas dijo: “compartirle a la gente, a todos los amables lectores de SEMANARIO, que el Santuario está en pie, que ya se puede llegar al Santuario con mayor facilidad, por si gustan venir a visitar la Santísima Virgen de Guadalupe y desde luego venir a visitar a Nuestro Señor; invitó a las personas que vengan”, concluyó.

Línea 3 del Tren Ligero de Guadalajara comenzará a operar en 2020

A principios de 2020, la Línea 3 del Tren Ligero de Guadalajara entrará en operaciones y brindará servicio a los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara, anunció el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, el pasado 22 de marzo.

En un comunicado, el funcionario federal destacó que la obra tendrá una inversión total de 31 mil millones de pesos, contará con una longitud de 21.5 kilómetros, así como 18 trenes de tres vagones, para dar servicio a un aforo de 233 mil pasajeros por día. Durante un recorrido para supervisar los avances de los trabajos, Jiménez Espriú afirmó que se cumplirá el compromiso del presidente Andrés Manuel López Obrador de modificar el presupuesto de mil millones a cuatro mil 500 millones de pesos para concluir esta magna obra. El titular de la SCT precisó que el tren quedará listo en el último trimestre de este año para realizar las pruebas operativas que requiere.

La obra de la Línea 3 del Tren Ligero inició en 2014 (se había proyectado que fuera inaugurada en el 2016) y se anunció con una inversión de 17,692 millones de pesos. El proyecto consta de 21.5 kilómetros, 18 estaciones, de las cuales 13 serán superficiales y 5 subterráneas, y conectará a los municipios de Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque.  E

Recuento

Diciembre 2014

“A petición del Cabildo de la Catedral Metropolitana, a nosotros se nos presentó el Proyecto a finales de octubre y lo hemos analizado. El motivo por el que se nos presentó es por el túnel que irá bajo la Avenida 16 de Septiembre y que pasará frente a la Catedral; dicho túnel incluye un corredor que abarca las Avenidas Revolución, 16 de Septiembre y Alcalde, puntos que nos atañen a nosotros, pues existen diversos edificios históricos bajo la tutela de la Arquidiócesis”.

“Los edificios que a nosotros nos ocupan son los Templos de Aránzazu, San Francisco, la Catedral, el Sagrario Metropolitano, San José de Gracia, El Santuario de Guadalupe y Nuestra Señora del Sagrario. Para nosotros es importante que haya seguridad para estos edificios, que son patrimoniales por su valor artístico e histórico”, Presbítero, Ingeniero y Arquitecto Eduardo Gómez Becerra, Responsable Diocesano de la Comisión de Arte Sacro. (“La Comisión de Arte Sacro aprueba el Proyecto del Tren Ligero”. SEMANARIO. Edición 931. 07 de diciembre de 2014).

Abril 2016

“En total son ocho los inmuebles históricos a los que desde el martes 19 de abril se les ha dado tratamiento especial, previamente a que inicien los trabajos de la tuneladora por el corredor de las Avenidas Fray Antonio Alcalde-16 de Septiembre, vía por donde pasará la Línea 3 del Tren Ligero.
Según información proporcionada por el Sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur), los edificios en los que se pondrá especial atención son el Templo de San José de Gracia; el Museo del Periodismo y las Artes Gráficas, también conocido como ‘la Casa de los Perros’; el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe; el Palacio Municipal de Guadalajara; Plaza Guadalajara (antes ‘Plaza de los Laureles’); la Catedral Metropolitana; los Portales (desde Pedro Moreno hasta Morelos), y el Templo de San Francisco de Asís.

“Tanto las fachadas de los recintos religiosos como la del Ayuntamiento tapatío son protegidas con la construcción de un muro de micropilotes, mientras que a la Catedral se le colocará también algo similar, sólo que de mayores dimensiones, pues, en su caso, los pilotes medirán 1 metro de ancho por 32 metros de largo.

“En entrevista para SEMANARIO, el Director del Siteur, Rodolfo Guadalajara Gutiérrez, explicó que el reforzamiento de los Templos tiene base en un estudio previamente elaborado, y que consiste en un barrido láser de cada uno de los inmuebles, para conocer su situación actual. ‘El caso de los Templos, en particular, está muy detallado en cómo están ahorita, y cuáles son sus ‘padecimientos’, por así decirlo. En realidad, estamos actuando donde hay una fisura para que no se vayan a afectar’.

“Respecto al dinero que se destinará para esta etapa, el funcionario informó que serán alrededor de diez millones de pesos los que se invertirán, tan sólo en resguardar la seguridad de los recintos religiosos. ‘Los reforzamientos van a persistir todo el tiempo que dure la construcción del túnel, que es de alrededor de un año y dos meses; sin embargo, el total de la instalación de estas estructuras dura 90 días…’”. (“Aseguran templos en obra del Tren Ligero”. SEMANARIO. Edición 1004. 01 de mayo de 2016).

Febrero 2017

“… en el templo de San Francisco de Asís, los Frailes Franciscanos mantienen el contacto directo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y con SITEUR. ‘A este templo se le está poniendo especial atención porque en ese tramo el tren pasará exactamente debajo del edificio, no así por la Catedral, en donde pasará por el frente’.

“En torno a la humedad que se ha reportado en algunos templos o incluso en algunas casas habitación de la zona, pueden ser daños ocasionados al momento de la colocación de los pilotes que refuerzan el paso del túnel de la Línea 3, señaló: ‘A veces se desconectan los bajantes del drenaje, se dejan sin conectar, y de repente alguna lluvia puede provocar asolvamiento por el bloqueo de estos bajantes’, Pbro. Eduardo Gómez Becerra, encargado de la Comisión Diocesana de Arte Sacro. (“Avanza tuneladora por el centro”. SEMANARIO. Edición 1046. 19 de Febrero de 2017).

“Se acerca la parte más difícil, la tuneladora. La primera etapa fue de reforzamiento, pero sí ha habido daños serios, de grietas sobre todo; lo hemos notado en las cúpulas, en los cuartos (del Convento), y todavía no pasa lo fuerte. Actualmente están inyectándole cemento con unas máquinas que perforan, y se cimbra”, apuntó Fray José Carlos Mijares, Capellán de San Francisco.

“Por las obras, se clausuró la puerta principal del Templo y está amurallado en tres cuartas partes; sólo se puede acceder por la entrada de la Avenida 16 de Septiembre. El entrevistado comentó que las personas entran, y no todas precisamente a orar: ‘La gente que está esperando el camión se sienta en las bancas para cambiar a los niños; se mete al Templo para hacer ahí sus pendientes, hablar por teléfono’”. (“Templo de San Francisco de Asís. A pesar del fortalecimiento, sufre daños”. SEMANARIO. Edición 1046. 19 de febrero de 2017).

About ArquiMedios

Check Also

El canto de la alondra

Sergio Padilla Moreno Este domingo de Pascua comparto con ustedes, amables lectores, un pedacito de …

Mi Vocación. Informarme para elegir

“Observen ustedes cómo es el país y sus habitantes,cómo son las ciudades que habitan, cómo …

2 comments

  1. Maria Antonia Mariscal de Zabiega

    “Canónigo Guadalupe Dueñas, Rector del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, dijo: “De la notaría, es decir, esas están (grietas) como ustedes las vieron. La secretaría que se encarga de eso, hicieron estudios para saber más a fondo porque se había agrietado. Hasta el momento no han venido a corregir lo que de hecho ellos hicieron; no han venido a enjarrar ni a llenar los pozos que hicieron, las calas todavía están conforme las hicieron.”

    —- Tenemos que exigirle a Alfaro que cuide de nuestras iglesias!!!

  2. La línea 3 del tren ligero es ” LA GRAN ESTAFA” a toda la ciudadana, bajo la complacencia por ignorancia u otros motivos poco claros, que incluyeron a autoridades de diversas índoles, por ejemplo: La comisión de arte sacro, ésta entidad es culpable, junto con todas las autoridades involucradas cuando aprobaron este proyecto en diciembre del año 2014, según confirman en el artículo. Seguramente la mencionada comisión y demás autoridades, no están integradas por personas éticas o capaces, ya que aprobaron la destrucción de todo este patrimonio sacro y cultural, destruyendo además una importante zona comercial y pública como ERA el centro de la ciudad y de paso, arrasó con gran parte de la arqueología tapatía que incluía edificaciones prehispánicas construidas abajo de las actuales iglesias católicas mencionadas en el artículo y también les recuerdo la destrucción de los túneles antiguos que conectaban diferentes puntos de la antigua Guadalajara con palacio de gobierno y la Catedral; No puedo creer que a nadie se le ocurrió haberlos restaurado?!, serían una gran atracción turística. Vaya gobernantes e instituciones tenemos en Guadalajara, que lejos de cuidar, han destruido en los últimos años nuestra antiguamente bella ciudad, desde el incendio provocado en el antiguo mercado Corona, las deficientes y mal diseñadas línea del macrobús y ahora ésta línea tres, pasando por ciclovías, reducción de espacios de vialidad automotriz, etc, etc, todo lo anterior entorpece la fluidez de comunicación y genera inseguridad. …de verdad que tristeza, cuánto retroceso y negligencia en la otrora “ciudad de las Rosas” hoy bien llamado “pueblo bicicletero e inseguro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *