La cancha ideal

Editorial de Semanario #1157

La vocación de servicio en la política, como profesión, no ha permeado suficientemente a la clase política de nuestro estado.

En tiempos electorales, el político presume que el ciudadano es el jefe, y el político, un servidor. Sin embargo, ya en el ejercicio del poder, la sordera y la endogamia, parecen ser males extendidos entre los profesionales de la política y en los funcionarios públicos.

En Jalisco, quienes escriben en medios de comunicación están expuestos a la ira de políticos y gobernantes, de magistrados, de empresarios deshonestos, y de integrantes del crimen organizado.

El reciente desencuentro del Gobernador con los medios de comunicación, nos obliga a todos a  reflexionar como sociedad, ya que dijo: “Los medios tienen mucho que reflexionar sobre su papel, particularmente aquellos que decidieron convertirse en promotores del miedo de manera gratuita, y que todos los días quieren asustar a esta ciudad y decir que estamos condenados a vivir en el terror”.

Es evidente la magnitud del problema, por el número en constante aumento de los crímenes dolosos y lo preocupante es, como lo señala,  una “disputa muy fuerte de grupos de delincuentes que están llegando a matar gente; se bajan de un coche, disparan, se suben y se van. Gente que viene de otros estados solamente a cometer estos crímenes…”.

En otras palabras, Guadalajara es la cancha ideal, para matarse entre sí. La gente común considera que a los delincuentes les gustó este lugar para matarse, porque nadie los molesta en su juego de cultura de la muerte.

Sin embargo, una reflexión seria nos lleva  a establecer  que la situación de violencia e inseguridad en Jalisco, es generada por cuatro realidades: Primero, los grupos del crimen organizado y su actividad delincuencial. Segundo, la respuesta militarizada contra estos grupos. Tercero, la complicidad de elementos del Estado con la delincuencia organizada, y cuarto, la impunidad que se vive en el Estado. Estas, en realidad, son las causas que han originado el  incremento de la violencia en los últimos años.

Ya no es posible negar la realidad, aunque sea un hábito de los gobernantes actuales.

Los medios de comunicación no son el problema, es la terca realidad, que en materia de seguridad pública, trae preocupados a todos los jaliscienses de todos los grupos sociales. 

En nuestro estado están aún pendientes de establecer, mecanismos de búsqueda inmediata de personas desaparecidas en todas las regiones.

Está pendiente el uso obligatorio de cámaras durante los interrogatorios y en las patrullas, como medida preventiva de la tortura.

Donde haya privación de la vida por integrantes de las fuerzas de seguridad, federales, estatales y municipales, se debe realizar una investigación exhaustiva, y que sean realizadas por peritos no integrantes de organismos policiales o militares.

Cuando un elemento de las fuerzas armadas cometa actos contra los derechos humanos,  sea juzgado por tribunales de jurisdicción civil, independientemente de si la víctima es civil o militar.

Y por último, hace falta respetar a las personas defensoras de derechos humanos y periodistas, para que éstas puedan garantizar adecuadamente su vida, su trabajo profesional y su integridad.

About ArquiMedios

Check Also

El próximo 7 de mayo el Papa visitará en Skopie a una Iglesia minoritaria y dinámica

Redacción ArquiMedios El Santo Padre realizará un Viaje Apostólico a Bulgaria y a Macedonia del …

El canto de la alondra

Sergio Padilla Moreno Este domingo de Pascua comparto con ustedes, amables lectores, un pedacito de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *