Por encima de todo, la caridad

Toda nuestra vida debe ser tiempo de vivencia de la caridad. No se puede entender una existencia cristiana sin una actitud permanente y práctica de servicio de la caridad.

Cuando estamos en tiempo de conversión, como es la Cuaresma, y ya al iniciar la Semana Santa, la Iglesia nos invita a sostener este proceso de conversión basado en un triple cimiento, que consiste en, primero, intensificar más la oración; luego, el ayuno, la penitencia, y el otro fundamento sólido tiene que ser la caridad.

Con el servicio de la caridad purificamos nuestra vida de egoísmos, de ambición, de la búsqueda desordenada de los bienes, y nos hacemos más sensibles y conscientes de las necesidades que tienen nuestros hermanos.

Por eso, el Papa Francisco nos enseña, en la exhortación apostólica “Gaudete et exutate” (“Alégrense y gócense”), que la vivencia auténtica de la caridad conlleva un espíritu de santidad; y la vivencia auténtica de la santidad en la Iglesia no se puede entender sin el servicio concreto de la caridad.

Este llamado es oportuno todo el año, pero especialmente en estos días de conversión, en el que debemos ayudar y, al mismo tiempo, ayudarnos a pensar en las necesidades del otro, más allá de las propias, pensar en el fin de los bienes materiales que sí, son para resolver nuestras necesidades más urgentes, pero que también deben servir para ser solidarios con los demás hermanos, especialmente con los más necesitados.

Este llamado, pues, que hace la Iglesia a vivir estos días en oración, penitencia y caridad, tiene que resonar fuerte en la conciencia, en el corazón, en la actitud, en la vida de los cristianos, para que seamos muy generosos.

La institución de la Iglesia católica en Guadalajara, Caritas, está llevando a cabo obras muy importantes, y tiene proyectos muy necesarios para resolver las carencias más sentidas de un sector de la sociedad, de nuestra comunidad. Acaba de ser anunciado el proyecto de la clínica de hemodiálisis. Actualmente, hay 711 personas en la lista de Caritas que necesitan este servicio.

Quiero exhortar a todos los fieles a que seamos conscientes de lo que le falta a nuestros hermanos, y que seamos generosos, que estemos abiertos a colaborar de acuerdo a nuestras posibilidades, que busquemos cómo apoyar al que tiene menos.

Las necesidades siempre estarán, y se presentan como un reto para nuestra caridad, y que a este tipo de retos siempre se responda con una actitud de servir, de compartir, de ser solidarios.

Lo que más se solicita a Caritas, por ejemplo, se refiere a atención médica (estudios, consultas, enfermedades crónicas, sillas para niños con parálisis cerebral, fracturas, enfermedades pulmonares, eventos cardiovasculares).

Además, se apoya a comedores parroquiales, en donde el servicio no depende tanto de la aportación del gobierno. En efecto, desgraciadamente, hay muchas personas que se despiertan sin saber qué van a comer ese día, nos damos cuenta de ello, y en los últimos meses ha aumentado la demanda.

Recordemos que la pobreza no se mide solo por falta de recursos económicos, y cuando se quieren ayudar a los más pobres, se busca que sea de una forma integral.

About Yara Martínez González

Check Also

El canto de la alondra

Sergio Padilla Moreno Este domingo de Pascua comparto con ustedes, amables lectores, un pedacito de …

Mi Vocación. Informarme para elegir

“Observen ustedes cómo es el país y sus habitantes,cómo son las ciudades que habitan, cómo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *