El Señor de las Maravillas

Pbro. José Marcos Castellón Pérez

En la Iglesia de San Sebastián de Analco se venera la imagen del Señor Jesús de las Maravillas, que representa una de sus tres caídas, conforme se reza en el Viacrucis. Se trata de una hermosa imagen tallada en madera de cedro, del siglo XIX, que ordinariamente se conservaba en la sacristía y sólo se exponía a la veneración pública en los días de Semana Santa. En su origen había sido una imagen para un crucifijo, de modo que pendía de una cruz; luego, se le pusieron en los brazos unos goznes que permitían el movimiento para las celebraciones pasionales del Descendimiento y del Santo Entierro.

La devoción al Señor de las Maravillas inició gracias a la iniciativa del P. Manuel Hernández Barba, Capellán de San Sebastián de Analco en la década de los 60, que la promovió después de una visita a la Cd. de Puebla de los Ángeles, donde pudo constatar la gran devoción que se le profesaba en el barrio de Analco de aquella ciudad. Un dato providencial que llama la atención es precisamente que en el barrio homónimo al de Guadalajara, se venera esta imagen. Animado por ello, el P. Manuel Hernández mandó arreglar la imagen para que representara una caída, conforme al ícono poblano, que quedó ya arreglado como está hoy, en 1968.

En los años 70, los padres Morones continuaron la promoción de la devoción al Señor de las Maravillas, estableciendo una misa cada jueves en su honor en la Capilla de la Virgen de Guadalupe, donde se veneraba. El ahora Arzobispo emérito de Oaxaca, el padre José Luis Chávez Botello pasó la celebración de la misa al altar mayor de la Iglesia e introdujo la costumbre de bendecir los objetos religiosos. En el año de 1983 se restauró la imagen, se aprobaron y publicaron la novena y la corona en su honor,  se creó una guardia para custodiar la imagen y promover su devoción. En 1997 su misa se trasladó al viernes, en razón de que se trata de una imagen que rememora la pasión de Cristo, además que el viernes guarda un sentido penitencial, que nos recuerda el cargar la cruz de cada día con amor y ayudados por la fuerza del Señor.

En la actualidad se sigue celebrando la misa todos los viernes a las 10.30 hrs. Los viernes últimos de cada mes se impone la corona de espinas sobre la cabeza de los devotos en la misa de las 19.30 hrs. y, en los últimos años, se ha establecido su Conmemoración el Lunes Santo, antecedido de un triduo de oración. De modo que esta celebración ayude a los creyentes a vivir más intensamente los misterios de la Semana Santa; se ha querido formar una cofradía en su honor que, además de fomentar la caridad, se ocupe de solemnizar la procesión del Lunes Santo en honor al Señor de las Maravillas a usanza de los pasos de la Semana Santa sevillana.

About Rebeca Ortega

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *