Misa del Santo Crisma. Arzobispo de Guadalajara exhortó a los sacerdotes a ser fieles a Jesucristo en el servicio de su Iglesia

Rebeca Ortega Camacho

La mañana del 18 de abril de 2019, Jueves Santo, la Catedral Metropolitana de Guadalajara lució abarrotada por sacerdotes y fieles laicos. El Cardenal José Francisco Robles Ortega, encabezó la Solemne Misa Crismal a la que asistieron alrededor de 700 presbíteros que renovaron sus promesas sacerdotales.

El Arzobispo Metropolitano estuvo acompañado por sus tres Obispos Auxiliares: Juan Manuel Muñoz Curiel, Engelberto Polino Sánchez y Héctor López Alvarado; además del Arzobispo Emérito de León, José Guadalupe Martín Rábago; el Obispo Emérito Juan Humberto Gutiérrez Valencia y el Cabildo Catedralicio.

Al comenzar la Solemne Misa, el Cardenal Francisco Robles, reconoció la labor pastoral de los presbíteros, especialmente de los que cumplen este año 60, 50 y 25 años de Ministerio Sacerdotal.  “Mi cordial felicitación a nombre de toda la Iglesia Diocesana a los hermanos sacerdotes que cumplen 60, 50 y 25 años de ordenación. Que Nuestro Señor Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, siga derramando sus dones celestiales sobre ustedes”.

Renovación de promesas sacerdotales de cara a Dios

En su homilía, el Arzobispo de Guadalajara dijo: “Cristo Nuestro Señor, esta mañana se reúne de forma visible en su Iglesia de Guadalajara, representada en sus distintos ministerios y representada en el pueblo sacerdotal. Él como nuestro único, verdadero y Eterno Sacerdote, está presente para recordarnos que nos ha hecho partícipes por Gracia de ese su sacerdocio único.

“Quisiera de manera muy particular invitar a mis hermanos presbíteros, pues es tradición que en este día se reúnan en torno a su Obispo para renovar sus promesas sacerdotales, quisiera invitarles a que esta renovación de sus promesas las hagan frente a Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote, y frente a su Iglesia, porque el sacerdocio ministerial del que nosotros participamos, no es personal, no es propiedad privada.

“El sacerdocio del que nosotros hemos participado por el Sacramento del Orden es Gracia; no es para nosotros, para nuestro honor, para nuestra gloria, para nuestro mérito; el sacerdocio del que hemos participado es en orden a la Iglesia. En este tiempo particular de confusión, se hace urgente que nosotros sacerdotes ministeriales hagamos patente y visible nuestra comunión plena con la Iglesia, nuestra comunión con el magisterio y la enseñanza de la Iglesia, nuestra comunión con la disciplina de la Iglesia, nuestra comunión con la estructura jerárquica que Jesucristo Nuestro Señor quiso dar a su Iglesia.

“Hoy más que nunca, se hace necesario que nosotros demos testimonio de esta comunión y de esta fidelidad plena a Jesucristo en el servicio de su Iglesia. Son muchas opiniones, son muchos los criterios, son muchos los pareceres que traen confundido al pueblo de Dios, en cuanto a su Iglesia se refiere. Nosotros somos sacerdotes ministeriales en razón de la Iglesia, si no existe la Iglesia, pueblo de Dios, no tendría razón nuestra elección y consagración para ser sacerdotes ministeriales; nuestro sacerdocio está íntimamente vinculado a la Iglesia.

“Los invito hermanos presbíteros que al renovar sus promesas sacerdotales lo hagan de cara a Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote, y que hagamos la renovación de nuestras promesas sacerdotales de cara al pueblo de Dios, a la Iglesia de Jesucristo, a la comunidad de los bautizados, para que nuestra renovación sea auténtica, para que nuestra renovación tenga un significado, y una consecuencia en nuestro actuar pastoral todos los días”, concluyó el Cardenal Robles Ortega.

Finalizada la homilía, los presbíteros renovaron sus promesas sacerdotales, refrendando el compromiso de negarse a sí mismos, dándole el sí a Dios.

Posteriormente, fueron bendecidos los Santos Óleos de los enfermos y los catecúmenos, así como consagrado el Santo Crisma, que fueron enviados a cada Parroquia por medio de los Delegados elegidos por cada templo, y que serán utilizados durante todo el año en la administración de algunos Sacramentos.

Aniversarios Sacerdotales

60 Años (Ordenados en 1959)

Pbro. Salvador García Radillo

Pbro. José Tereso Larios Guzmán

Pbro. Juan Martínez Ríos

Mons. David Orozco Loera

Pbro. Daniel Partida Núñez

Pbro. Jesús Barragán Anaya

50 años (Ordenados en 1969)

Pbro. David Velázquez García

Pbro. Camilo Hernández Carvajal

Pbro. Tiburcio León Corona

Pbro. Víctor Antonio Plascencia De la Torre

Pbro. Ignacio Virgen Buenrostro

Pbro. Rigoberto Coronado Flores

Pbro. Miguel Fausto Horta Cisneros

25 años (Ordenados en 1994)

Pbro. Enrique Arellano Arellano

Pbro. Sergio Joel Ascencio Casillas

Pbro. Héctor Manuel Castellanos Padilla

Pbro. Martín Gómez González

Pbro. Sergio Arturo Gómez Martinez

Pbro. Román González Sandoval

Pbro. Francisco González Villanueva

Pbro. Juan Medina Sandoval

Pbro. Antonio Pérez Islas

Pbro. Teodoro Ramírez Suárez

Pbro. Miguel Ángel Reyes Arreguín

Pbro. Luis Heliodoro Salcedo Morales

Pbro. Juan José Trejo Rosales

Pbro. Marco Antonio Vásquez Pérez

Pbro. Ramón Gutiérrez Flores

Pbro. Rafael Ramírez Lamas

Pbro. Aurelio González Rosales

Pbro. David Cortés Cortés

Pbro. Alfredo Domínguez Ortiz

Pbro. Felipe de Jesús García Velázquez

About Rebeca Ortega

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *