Foto: ArquiMedios / Luis Daniel Tadeo Velázquez

Un año de bendición

El Domingo de Resurrección, los Obispos auxiliares de Guadalajara cumplen su primer aniversario de ordenación episcopal. Hoy nos comparten su experiencia en el ministerio.

David Hernández

El 21 de abril de 2018 la Arquidiócesis de Guadalajara se vestía de manteles largos y se inundaba de gozo por la Ordenación Episcopal de los Monseñores Engelberto Polino Sánchez, Juan Manuel Muñoz Curiel y Héctor López Alvarado en el Santuario de los Mártires, quienes fueron designados por el Papa Francisco como nuevos colaboradores del Cardenal José Francisco Robles Ortega para responder a las necesidades pastoral que esta porción de la Iglesia venía presentando tanto en su zona urbana como en sus regiones foráneas.

Hoy, a un año de este hecho que marcó la historia de la Arquidiócesis, los Obispos se sentaron a platicar con el equipo de ArquiMedios para compartirnos sus experiencias ministeriales y los retos a los que se enfrentan como pastores de la Iglesia de Guadalajara.

Obispo Héctor López Alvarado

“Ha sido una experiencia muy enriquecedora desde el momento en el que se nos dio el nombramiento como Obispos auxiliares de Guadalajara y luego ya el momento fuerte de la Ordenación Episcopal.

“Para mí ha sido una vivencia plena dentro de mi sacerdocio, de mi vida y dentro del ministerio que venía ejerciendo en la Diócesis.

“Previo a la Ordenación Episcopal fueron momentos de distintas emociones, incluso también de preparación en el ámbito espiritual. En el orden humano mis temores ante la nueva encomienda, pero la vivencia juntos entre los tres (Obispos) de esta preparación hacia la ordenación me ayudó mucho porque teníamos muchos sentimientos y expectativas en común, y después de que hicimos los ejercicios espirituales fue muy clave, fue un aliento que me fortaleció a sentirme cercano a mis hermanos Obispos, sentir también su fraternidad. Entonces para mí esto me alentó mucho y fue una vivencia que me dispuso para la Ordenación Episcopal”.

Las experiencias que lo han marcado

“Han sido distintas experiencias que me han marcado abriéndome el panorama para este servicio tan importante. Pudiera clasificarlos en cuatro momentos: el primero fue más en el hábito diocesano, el servicio que el Santo Padre me encomendó me ha llevado a querer más a mi Diócesis, a buscar también un conocimiento mayor de las realidades que se están viviendo puesto que es el servicio para el cual se me está llamando. El mismo conocimiento de los sacerdotes me ha llevado a encontrarme con ellos, aprenderme sus nombres me ha llevado a estar más cerca en el ámbito diocesano.

“Después tenemos el ámbito a nivel de la Provincia Eclesiástica de Guadalajara. Aquí los Obispos tenemos reuniones periódicas y me ha marcado experimentar la cercanía de los Obispos de las Diócesis de Aguascalientes, Tepic, Ciudad Guzmán, Autlán, San Juan de los Lagos, Colima y la Prelatura del Nayar. Siempre se han mostrado muy cercanos, me llama la atención la fraternidad episcopal, la cercanía que de verdad se siente uno acogido como hermano y la encomienda que se me han pedido de apoyar más a la pastoral juvenil.

“La vivencia a nivel nacional con la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) que también he experimentado la comunión con todos los Obispos. Y finalmente la vivencia a nivel de Iglesia Universal cuando fuimos al curso de Obispos, sobre todo la experiencia de estar con el Papa esto ha marcado mi vida y mi ministerio episcopal”.

Obispo Juan Manuel Muñoz Curiel, OFM

“Las vivencias que he tenido durante este año en el que el Señor me ha llamado al episcopado han sido de mucha fe, de muchas alegrías, de mucho reto. Unas vivencias tan fuertes que me han cambiado la vida totalmente. De vivir con mis hermanos los frailes en la Basílica de Zapopan el Señor me ha enriquecido con un nuevo llamado así como a confirmar a mis hermanos en la fe como lo hizo con San Pedro, guardando las debidas distancias (…) Me ha pedido que viva una conversión, un cambio de vida y que una vez convertido confirme la fe a mis hermanos ayudando al Papa Francisco, al Sr. Cardenal José Francisco Robles Ortega a quien el Señor me ha llamado a ayudarle como Obispo auxiliar”.

La relación entre Obispos

“No cabe duda que es un regalo de Dios tan grande el haber sido llamado juntamente con Don Engelberto Polino y con Don Héctor López, para mí es un regalo de Dios tan grande porque no he sido llamado sólo. Mi vocación desde un principio ha sido a vivir en fraternidad y el Señor ha querido darme este regalo con estos dos hermanos: los quiero mucho, me cuidan, dialogamos, nos reímos, nos preocupamos, compartimos, tenemos nuestros ratos de oración, nuestros ratos de encuentro con nuestros hermanos y ponemos en común nuestras preocupaciones de cómo ayudarle al Sr. Cardenal, al Papa, a la Iglesia.

“Ha sido una fraternidad tan bonita para darle gracias a Dios y decirles a mis hermanos: gracias desde el corazón porque con ustedes he podido caminar en esta encomienda de amor y fe a la cual nos ha llamado el Señor”.

Su encuentro con la comunidad diocesana y religiosa

“Lo primero que debo destacar es el gran apoyo que hemos recibido del Cardenal Don José Francisco porque hemos podido dialogar con mucha apertura con él, con los hermanos de la Curia, con el Vicario General, con el Canciller, cuando hay algún reto. Estamos hablando de encontrarnos con hermanos, con personas, entonces indudablemente hay alegrías, hay retos, incluso tristezas en las que hay que apoyar a nuestros hermanos.

“Para mí ha sido una experiencia hermosa encontrarme con el Presbiterio de Guadalajara, es un clero muy noble. Fue una experiencia hermosa encontrarme con los seminaristas, con los formadores y yo agradezco que hayan tenido la suficiente confianza para acercarse a su servidor para compartirme sus gozos y sus esperanzas.

“Encontrarme con los consagrados de la Arquidiócesis de Guadalajara, que son muy numerosos, es una gran riqueza. Me he propuesto ir visitando a estas comunidades de varones y mujeres, y les da mucha alegría que llega su servidor a verlos, a comer un poquito con ellos, escucharlos, ver dónde están trabajando, ver lo que están sufriendo, sus retos, es una experiencia hermosa.

“Yo tengo mucho entusiasmo de seguir por esa línea, nada más les pido paciencia porque son muchos hermanos, tenemos al menos 400 comunidades religiosas aquí y unos 250 institutos de vida consagrada, es una gran riqueza, más todo el presbiterio y seminaristas tanto diocesanos como religioso, entonces es un gran reto. Más de 500 parroquias donde tenemos que ir a Confirmar, a las fiestas patronales, entonces en la medida de lo posible hay vamos visitando unos y otros”.

Obispo Engelberto Polino Sánchez

“Una de las experiencias más emocionantes que he vivido es el encuentro con el Papa, nunca había tenido la oportunidad de estar tan cerca de un Papa. Había visto de retirado al Papa Benedicto y al Papa Francisco en Fátima (Portugal), y ahora tenerlo frente a mí, poder abrazarlo, platicar con él fue una experiencia muy bonita en este año que llevo como Obispo.

“Las experiencias que he vivido con los sacerdotes, que a veces los conocía de lejos pero no en su trabajo pastoral, ahora tuve la oportunidad de visitar muchas parroquias y gracias a ello descubrir el trabajo que vienen realizando. Muchos sacerdotes entregados que van generando procesos en la comunidad y ver cómo la gente valora lo que han hecho a través de su mismo trato”.

Los cambios después de su nombramiento

“Una de las cosas que cambia es que anteriormente estás en una parroquia, un territorio sin mucha movilidad y de repente te encomiendan más de 500 parroquias, pues tienes que estar moviéndote, tienes que dedicar incluso 6 o 7 horas para llegar a ese lugar y tienes que estar constantemente viajando.

“Otro son las personas con las que estás colaborando, anteriormente eran laicos y ahora los agentes más cercanos son los sacerdotes, los párrocos, los vicarios. Hay que estar preocupados por ellos, por sus necesidades, cuando se enferman, cuando fallecen, cuando reciben una parroquia.

“Otra cosa que ha cambiado es la vestidura, yo no utilizaba alzacuellos, un anillo, nunca usaba un Cristo colgado. Me resultaba muy incómodo traer una cadenita, el alzacuello poco lo utilizaba, no usaba saco: un saco solamente había usado en mi vida como sacerdote y ahora tienes que estar buscando también la imagen, las personas te identifican a través de una vestidura concreta.

“Yo nunca utilizaba sobrero o cachucha y ahora tengo que usar solideo y mitra, y eso para mí ha sido incómodo el cambiar tu vestidura tanto en la celebración como en tu vestidura ordinaria. Me he ido acostumbrando pero al principio si fue algo difícil e incómodo.

Vivir como persona pública

“Poco a poco te vas convirtiendo en una persona pública, anteriormente iba a algún restaurant y pasaba desapercibido, hoy es muy común que me encuentre una persona que quiera saludarme, platicar, tomarse una foto, que le dé la bendición, entonces se te va quitando un poquito tu privacidad.

“Tienes que cuidar más lo que dices o lo que haces, saber que nuestra Iglesia necesita también un testimonio positivo y pienso que es una responsabilidad estar cuidando todo lo que dices para que también proyectes desde tu mismo trato un mensaje evangélico.

“Porque el Evangelio no es sólo una doctrina que se aprende sino un estilo de vida, entonces en todo tu actuar estás reflejando ese amor que le tienes a Cristo, que cuando eres sacerdote claro que lo cuidadas a un nivel más pequeño con tu comunidad y con tu gente, pero ahora estás en la mira de muchos y pienso que es una responsabilidad pero también una oportunidad de estar transmitiendo algún mensaje: el ser amable, sonreír, el que la gente te vea cercano, el que te puedas tomar una foto. “Todo esto ayuda a la evangelización, así como cuando alguien da mal ejemplo no dicen el padre fulano sino la Iglesia, así también creo que si el Obispo presenta una imagen cordial, fraterna y amigable es un mensaje que la Iglesia da”.

About David Hernandez

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

One comment

  1. GRACIAS PARTOR POR SUS PREDICAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *