Violencia contra sacerdotes quita paz a las comunidades

El padre Omar Sotelo afirma que cuando un sacerdote es privado de la vida se desestabiliza a la sociedad. El padre Joel Ascencio asegura que al crimen organizado molesta el liderazgo de los presbíteros.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Pbro. Omar Sotelo, SSP

El martes 23 de abril fue presentado en el Congreso de la Unión, el documental “Tragedia y crisol del sacerdocio en México”, una investigación del Centro Católico Multimedial que retrata la violencia de la que han sido víctima los católicos, no sólo los sacerdotes, en los últimos años y que ha colocado a México entre los países más violentos para ejercer el sacerdocio ministerial.

Al respecto, el padre Omar Sotelo Aguilar, SSP, director del proyecto habló con el padre Joel Ascencio para el programa Cine con Alma (del lunes 29 de abril), que se transmite a través de la red de frecuencias católicas Radio María.

México entre los más violentos

De entrada el padre Omar Sotelo reveló que por décimo año consecutivo México se clasificó entre los 10 peores países para ejercer el sacerdocio: “Tan solo te voy a dar un dato, el año pasado en toda América Latina hubo 14 asesinatos de sacerdotes y siete de ellos se cometieron en México, lo que quiere decir que la situación de violencia ha aumentado de manera lamentable en este país”.

Añadió que la creciente violencia ha afectado no sólo a los sacerdotes sino también a los periodistas, a las mujeres, a sectores empresariales y demás, muchos de ellos católicos pues México continúa siendo un país mayoritariamente católico.

Señaló que el proyecto de grabar un documental surgió a través del Centro Católico Multimedial, que “es un observatorio de comunicación donde se ha analizado muchas de las situaciones en las que la Iglesia trabaja y ejerce su ministerio socialmente”.

En estas observaciones pudo percibirse de manera clara como el narcotráfico fue penetrando los distintos sectores sociales “y vimos dónde estaba afectando más a nivel social, y nos dimos cuenta de que el sector religioso estaba siendo afectado. Así fuimos viendo como el asesinato de sacerdotes fue en aumento sexenio tras sexenio.

“En el sexenio de Felipe Calderón fue una situación verdaderamente catastrófica y también, en el sexenio que acaba de terminar de Enrique Peña Nieto, hubo 26 sacerdotes asesinados. Esto nos dice que la situación de violencia ha roto todos los límites y todas las fronteras y parece que no hay nada que la pueda contener hasta el momento”.

Misa de cuerpo presente del P. Juan Miguel Contreras, asesinado en Guadalajara

El riesgo de ser sacerdote

Y es que desde hace varios años el Centro Católico Multimedial elabora un reporte sobre la violencia hacia los sacerdotes y este reporte ha tenido gran impacto en organismos nacionales e incluso internacionales. “Incluso en el Departamento de Estado de los Estados Unidos tuvo repercusiones.

“En México nos otorgaron el Premio Nacional de Periodismo en el 2017, y con la información editamos un libro que ha llegado incluso al Papa, y de ahí quisimos hacer un documental tomando el testimonio de algunos de los hechos más relevantes como el asesinato del señor Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, como la situación en Guerrero que es muy fuerte pues tan solo en una zona han sido asesinados 6 sacerdotes, uno de los cuales fue extraído del Seminario.

“También tocamos la situación de los desaparecidos de Michoacán. Hay un sacerdote desaparecido de Zamora, Michoacán, y también tocamos cómo esto ha impactado en las vocaciones sacerdotales”.

La violencia nos fragmenta

Actualmente se elabora una agenda de probables fechas y ciudades donde pueda ser proyectado este documental “Tragedia y crisol del sacerdocio en México”, así como se busca también colocarlo en los sistemas de streaming de manera que llegue a un mayor número de personas.

El padre Joel aseguró que el asesinato de un sacerdote no es una noticia más, pues se fragmenta a una familia pero también a una comunidad que se queda sin su pastor.

El padre Omar añadió que el sacerdote es un estabilizador social.

“Cuando el crimen organizado asesina a un sacerdote, asesina también la estabilidad de una comunidad, y entonces va enquistando la cultura del silencio y la cultura del terror con lo que gesta la corrupción, la violencia, la injusticia; así lo vemos en muchos pueblos de nuestro país donde prácticamente se están dando éxodos por el crecimiento de la violencia”.

Comentó también que el 80% de los crímenes analizados por el CCM a los que se les ha dado seguimiento, “siguen en la gran impunidad”.

Añadió que otro elemento común es la difamación que se hace de los sacerdotes involucrándolos en líos de faldas o con el crimen organizado.

Puntualizó también que durante muchos años los crímenes contra sacerdotes permanecieron en silencio. El padre Joel agregó que “cuando matan a uno, todos estamos amenazados. No solo el sacerdote, también la comunidad. Hay grupos de poder a los que el sacerdote les estorba para sus fines. Incluso se pueden sentir ofendidos por el liderazgo del sacerdote”, aseguró.   

About Gabriela Ceja

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *