En su natalicio, reconocen en el Siervo de Dios un regalo del Señor

Rebeca Ortega Camacho

La tarde del martes 30 de abril, miembros de la Congregación Mariana del Señor San José se reunieron para conmemorar el 115° Aniversario del nacimiento del Siervo de Dios, Federico de Aguinaga López y pedir por su pronta beatificación.

La Santa Misa se llevó a cabo en el Santuario de San José de Gracia, lugar donde descansan los restos de don Federico de Aguinaga, fue presidida por Monseñor Rubén Darío Rivera Sahagún (ex director de la Congregación y Promotor de la Causa), y concelebrada por media docena de sacerdotes, entre ellos, el Canónigo Sotero Torres González y el Presbítero Tomás de Híjar Ornelas.

Verdadero testigo de Jesucristo

Durante su homilía, Monseñor Rubén Darío Rivera destacó las virtudes del Siervo de Dios y el impacto que tiene el haber convivido con un santo. “Ese impacto de una persona que se compromete y que no solamente se transforma sino transforma. Don Federico de Aguinaga, aun a la fecha, sentimos esa maravillosa entrega… Nos hemos apartado mucho de los caminos de la fe, y por eso resulta reconfortante y nos entusiasma, porque encontramos en la vida del Siervo de Dios, un hombre verdaderamente comprometido y amante de todos los principios del Evangelio.

“No era un predicador de palabra, era un hombre que se comprometía con todo aquel que sufría y con todo aquel que tenía un estilo de vida lejos de Dios; porque él fue un auténtico testigo, un verdadero testigo. Todos reconocemos que en la época de don Federico, fue una época brillantísima para la Congregación, solamente Dios sabe la influencia que este hombre tuvo en la vida de la Congregación y hoy, nosotros los congregantes si somos responsables, debemos admirar en él, su vida ejemplar, pero no como algo pasajero o transitorio, sino como algo verdaderamente, que no haga cambiar nuestros criterios, que con frecuencia no son los criterios de Dios.

“Ese es el motivo de esta Acción de Gracias, reconocer en el Siervo de Dios un regalo del Señor en el día de su nacimiento, porque la Congregación fue muy afortunada, se enriqueció con la presencia del él”, dijo Monseñor y añadió que el proceso de Canonización de don Federico está en camino, “aunque faltan muchas leguas que andar todavía para que él llegue a la meta que todos desean”. Después, expresó que el Siervo de Dios “imitó de manera heroica los principios del Evangelio, y con cuantas ansias esperamos que el Señor dé su última palabra y don Federico llegue a los altares”, concluyó.

Antes de culminar la Eucarística, se leyó una carta que envió para esta fecha significativa, Fray Luis Martín Rodríguez Muñoz, OFM, vice-postulador de la Causa, en Roma, Italia. En la misiva reiteró su “voluntad por llevar a  buen puerto la redacción de la ‘Positio’ (documento, donde se incluyen, además de los testimonios de los testigos, los principales aspectos de la vida, virtudes y escritos del Siervo de Dios), un punto más que determina el andar”, de la causa de Canonización de Federico de Aguinaga.

Finalmente, Monseñor Rubén Darío Rivera agradeció al señor Cura Enrique González González, rector del Santuario de San José de Gracia, por su atención y permiso para celebrar el aniversario de Federico de Aguinaga; y agradeció la  presencia de los sacerdotes, congregantes y amigos del Siervo de Dios que participaron en la Celebración Eucarística, y señaló: “Les ruego que pidan con insistencia la intervención de Nuestro Señor, para que esta Causa se resuelva con prontitud”. Posteriormente, se proclamó la oración para pedir por la Beatificación y Canonización de don Federico de Aguinaga. Después, en la Casa de Pastoral dedicada al Siervo de Dios, se ofreció una cena para los congregantes. 

Vida ejemplar

Federico de Aguinaga López nació el 30 de abril de 1904 en Guadalajara, Jalisco; hijo del matrimonio conformado por Primitivo de Aguinaga Escudero, agricultor, y Carmen López Brizuela, dedicada al cuidado del hogar – un hogar con carencias, pero con un importantísimo fundamento espiritual -. Tuvo tres hermanos, Jorge, Carmen y Elena, con quienes compartió su infancia en el Barrio del Santuario de Señor San José. Estudió contabilidad ganándose la vida en la Comisión Federal de Electricidad desde su creación.

El 15 de agosto de 1914 fue recibido como Congregante Mariano en el Santuario de San José de Gracia, y fue desde entonces su centro operativo apostólico, desde el cual sostendrá la fe de los congregantes en tiempos de persecución religiosa, la catequesis infantil en cientos de centros que él fundó y sostuvo, en la promoción integral de la persona, en especial el apoyo a las misiones de la Iglesia, al Seminario Conciliar, los valores humanos y cristianos entre los jóvenes y la asistencia a los desvalidos.

Don Federico regresó a la Casa del Padre el 16 de diciembre de 1995, a los 91 años de edad; después de su lamentable fallecimiento, familiares, amigos y conocidos reconocieron y manifestaron sus virtudes heroicas. El proceso para llevarlo al altar (CCS 2602), recibió el Nihil Obstat el 11 de mayo de 2004, el día 14 del mismo mes y año, la Iglesia Católica lo declaró Siervo de Dios. El proceso diocesano, llevado a cabo en la Arquidiócesis de Guadalajara, se completó el 3 de octubre de 2011. Su causa de Beatificación y Canonización está en marcha.

Oración

 “Señor Dios Nuestro, que concediste a tu siervo Federico de Aguinaga un grande amor a Ti, el don de evangelizar a los niños y jóvenes y compartir sus bienes con los necesitados, bajo la protección de la Santísima Virgen María, a la que profesaba una filial devoción, concédenos que sea elevado al honor de los altares para gloria tuya y ejemplo nuestro. Te pedimos también, humildemente nos concedas por tu bondad y por su intercesión, la gracia… (se hace la petición)”. Padre Nuestro, Ave María y Gloria al Padre.

Si reciben una gracia o favor por la intercesión de don Federico de Aguinaga, comunicarlo al Templo de San José de Gracia, teléfono: 3614 2746 (Av. Alcalde 294 Esq. Reforma).

About Rebeca Ortega

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *