Símbolos polisémicos

Pbro. Armando González Escoto

Todo símbolo es un medio de comunicación, pero algunos de estos símbolos tienen un carácter polisémico, es decir, sintetizan y expresan diversos mensajes que van más allá del significado primordial. En la cultura cristiana la cruz es un símbolo polisémico, pues no solamente habla del medio por el cual nos vino la redención, sino que también tiene carácter emblemático, ya que representa a todos los que creen en Cristo; de igual manera significa tanto protección como alejamiento del mal.

En la Diócesis de Guadalajara, la imagen de la Virgen de Zapopan forma parte también de estos símbolos polisémicos, es decir, no solamente representa a la Virgen María sino que en su función comunicativa también significa la identidad regional, los procesos históricos de la sociedad, una especial forma de protección, una manera de entender la vida y el futuro y, muy significativamente, la imagen de la Virgen de Zapopan representa y simboliza la fe católica de la sociedad en estas tierras, su trayectoria, sus momentos de gloria y de sufrimiento, su continuidad.

Que una imagen de la Virgen se convierta en el símbolo de la fe católica, es un asunto complejo que se deriva de la experiencia histórica social concreta de la comunidad, aquí y ahora, pero con un enlace plurisecular de profunda raíz, no se trata pues de una imagen entre otras, sino de una imagen dotada de un halo especial de significación religiosa y cultural; estas serían sólo algunas de las razones que explican su poder de convocatoria, el atractivo que ejerce en la mayoría de la gente, y el hecho, muy importante también, de que los observadores externos, midan la salud y vitalidad de la Iglesia a partir del culto y devoción públicos a este símbolo, a lo largo de sus visitas en la ciudad.

Pero si la imagen de la Virgen de Zapopan tiene este valor polisémico, luego, la manera en que la imagen se trate, el sitio en el que se ubique cuando visita los templos, el carácter externo con que se le honre, revela no sólo la importancia de la Virgen como tal, sino además el valor y la importancia que la fe católica tiene, pues el símbolo de esta fe está sintetizado en esta imagen de la Virgen, desde la perspectiva de la gente.

No siempre somos conscientes del valor de los símbolos que manejamos, la causa habitual sería la ignorancia culpable, es decir, pudiéndonos informar al respecto, no lo hacemos, por lo mismo tomamos decisiones que, sin advertirlo, pueden afectar la riqueza comunicativa de símbolos como éste de tanta trayectoria histórica y cultural.

Dentro de ocho días, el día 20 de mayo, inicia la visita anual de Nuestra Señora de Zapopan a los templos de la ciudad episcopal de Guadalajara, algo así como el comienzo de una temporada anual de revitalización, animación, renovación y afirmación de la fe católica en su raíz propia, desde esta tradición jurada que data de 1734.

About Rebeca Ortega

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *