Música y contemplación

Sergio Padilla Moreno

La música religiosa obedece a la necesidad humana de relacionarse con Dios desde los diversos ámbitos de la vida, pues, como dice el dominico Frei Betto: “Necesitamos poesía, necesitamos espacios de gratuidad, no sólo de necesidad: de pasatiempo, de lo lúdico, de lo festivo, de la celebración, de la contemplación, del ocio. Esas cosas oxigenan nuestra existencia.”

Un dato curioso: en el ámbito de la música clásica, las composiciones de tipo religioso han sido creadas, en varios casos, por artistas que no se distinguieron precisamente por su observancia, ni se reconozcan ellos mismos desde una dimensión ortodoxamente creyente. Sin embargo, una característica de los artistas es su capacidad contemplativa. Dice Leonardo Boff: “El contemplativo consigue sacramentalizar las cosas […] el contemplativo consigue hacer esa conexión de las realidades con Dios.”

La música sacra se consolidó como el género por excelencia para la iglesia, pero necesitamos referirnos al cambio de sentido que le dieron a este género compositores de la talla de Beethoven, Berlioz, Schubert y Mendelssohn. Con ellos la música sacra salió de los templos, por lo que más propiamente tenemos que hablar de música de temática religiosa, y ya no estrictamente sacra o de culto dentro de un contexto litúrgico. A esto contribuyó en mucho, la práctica previa que se daba en la ejecución de este tipo de obras, ya que, si bien se escribían para las funciones litúrgicas, de hecho, convertían al templo en sala de conciertos, más que de culto, lo que generó severas reacciones por parte de las autoridades eclesiásticas y motivó el replanteamiento de los cánones de la música estrictamente de culto, prohibiendo muchas obras y estilos para el uso litúrgico. En respuesta, los compositores de música religiosa, durante el siglo XIX, dejaron de lado los cánones eclesiásticos y se convirtieron en vehículo de libre expresión del espíritu humano de cara a la contemplación de la divinidad o a sus misterios. Todo esto se puede entender mucho mejor en el contexto mismo de la Europa en esa época, donde hubo notables replanteamientos y nuevas búsquedas en la filosofía, la ciencia y las artes en general.

Por supuesto que es necesario mencionar el gran desarrollo de la música religiosa a través de los cantos populares propios de cada cultura. Cada uno de ellos expresa, con la riqueza propia de cada lengua o dialecto, los más hondos sentidos espirituales de hombres y mujeres creyentes a lo largo y ancho del mundo, a través de la historia y las tradiciones. ¡Cuánta teología y experiencia humana de Dios está condensada y expresada a través de la palabra! Música y palabra en perfecta armonía, son el fundamento de la grandeza, la hondura y la hermosura de una obra de este género.

[email protected]

Sacred songs with Elina Garanca Arte HD

About Rebeca Ortega

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *