Lo mejor está por venir

Querida Lupita:

Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, los vicios se apoderan de jóvenes y adultos, los niños son víctimas de abusos. Yo he perdido el ánimo de vivir, me levanto tarde, estoy desanimada. Siento que todo es inútil. Necesito ayuda para re-encontrar el entusiasmo que tenía.

Josefina T.

Hermanita mía, Pina:

“La felicidad no está en lo que nos pasa sino en la forma en que interpretamos lo que nos pasa”.

La vida comprende alegrías y penas, salud y enfermedad, éxito y fracaso, bondad y maldad. Nosotros vamos caminando rumbo a la vida eterna en medio de todo esto. Cada ser humano enfrentará luz y sombra en su recorrido por este mundo; lo importante es elegir nuestras acciones de acuerdo a esa vida eterna a la que aspiramos y decir con San Francisco: donde haya tristeza, siembre yo alegría; donde haya guerra, lleve yo la paz…

Recientes estudios en neurociencias están aportando herramientas poderosas para disponer a nuestro cerebro de manera positiva. Debemos convencernos de que siempre, ante toda circunstancia de vida, lo mejor está por venir. Este pensamiento nos permite ver el futuro con esperanza y genera la energía suficiente para enfrentar el diario vivir.  El emperador romano Marco Aurelio decía, “por la mañana, cuando sientas pereza y te cueste levantarte, ten siempre a mano el siguiente pensamiento: me levanto para cumplir con la tarea propia de un hombre”.

Ante esta oleada negativa que hay en el mundo, es necesario reconocer que hemos dejado de hablar de VIRTUD, de esfuerzo y voluntad. Se han exacerbado los sentimientos y las pasiones trayéndonos sus dolorosas consecuencias. Si los vicios son el resultado de los malos hábitos, trabajemos para desarrollar buenos hábitos que traerán al mundo las virtudes.

La fórmula 20/20/20, propuesta por R. Sharma, resulta un excelente disparador de buenos hábitos. Practícala por 66 días y recobrarás un enfoque mucho más positivo de tus capacidades para mejorar tu vida y la de los demás.

La fórmula consiste en levantarte muy temprano (5 am idealmente) y dedicar la primera hora de tu día a tres actividades a las que darás 20 minutos para cada una:

  1. Ejercicio físico
  2. Oración, meditación
  3. Estudio

Si las cosas van mal, ¡no es momento para tirar la toalla sino para sacar la casta!

Lupita Venegas/Psicóloga

Facebook: lupitavenegas

About Rebeca Ortega

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Identidad, lo que somos

“Dios confía a la mujer y al hombre, según sus peculiaridades propias, una específica vocación …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *