Dios obra en las cosas pequeñas

El Arzobispo de Guadalajara, Cardenal José Francisco Robles Ortega, visitó la Parroquia de San Francisco de Asís, en Zoquipan, donde celebró la Santa Misa.

Yara Martínez González

Dios obra en las cosas pequeñas, silenciosas, con mucha paciencia, y no le urge acabar una cosa para que venga la otra. Él quiere que poco a poco vayamos creciendo, aseguró el Arzobispo de Guadalajara, Cardenal José Francisco Robles Ortega, durante su visita pastoral a la Parroquia de San Francisco de Asís, en Zoquipan, el pasado martes 31 de octubre.

Acompañado de los Presbíteros Juan José Leal Covarrubias, Javier Magdaleno Cueva, Wilfrido Vázquez García y Marco Antonio Hernández, éste último de la Diócesis de Ciudad Victoria, quienes concelebraron la Santa Misa, el Purpurado destacó que, por nuestra condición de Hijos de Dios, que nos fue dada el día de nuestro Bautismo, los seres humanos estamos destinados a ir creciendo poco a poco, al ritmo de nuestras vidas, para descubrir lo que significa que Él sea nuestro Padre.

“Dios quiere que toda de nuestra vida este fermentada por el Reino de Dios. Esto quiere decir que, por ejemplo, entre libros, entre carreras, el estudiante vaya viviendo su realidad de Hijos de Dios; entre computadoras, cartas que van y vienen, Dios quiere que vayamos descubriendo que ahí, en esa nuestra vida, se va desarrollando nuestra realidad de Hijos; entre cazuelas y ollas, en la casa, Dios quiere que vayan viviendo la realidad. En todas las circunstancias de nuestra vida, Dios está trabajando para que nosotros experimentemos cada vez más que Él nos ama, y que es nuestro Padre, que vela por nosotros”.

Previo al término de la Eucaristía, el Obispo Metropolitano, también hizo tres recomendaciones a la Comunidad. A los presentes encomendó el cuidado de la familia, “porque sólo con familias integradas sanas, podemos tener una sociedad sana”.

Pidió velar por los jóvenes, ya que ellos “son un tesoro, una realidad, son un tesoro de esperanza. Escuchen a sus jóvenes, platiquen con ellos, sepan cuáles son sus sueños, sus anhelos, sus dudas, y sepan con quién se juntan”.

Exhortó a no vivir aislados, sino a cuidar los unos de los otros, como una verdadera Comunidad de hermanos, para “hacer fuerza todos. El problema que surja, hay que hacerlo nuestro, unidos hay que hacer fuerza social, todos en favor de todos y buscando el bien común”.

Finalmente, el Padre Juan José Leal Covarrubias, Párroco de San Francisco de Asís, en Zoquipan, agradeció la presencia del Arzobispo de Guadalajara, y entregó un documento como símbolo del ramillete espiritual, que fue ofrecido por él. Éste consistió en: 117 Misas, 733 comuniones espirituales, 724 comuniones sacramentales, 595 sacrificios, 175 jaculatorias, 731 rosarios, 1538 horas de trabajo, 3363 horas de estudio, 662 horas de Oración y 760 visitas al Santísimo.

Fotos. Yara Martínez González

 

 

About Yara Martínez González

Check Also

Fray Antonio Alcalde: el mayor constructor de Guadalajara: Enrique Ibarra

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas En una ceremonia que comenzó a las 9 horas del …

El debate de la transición y la regresión política

  Omar Jiménez México vive tiempos cruciales. La situación social agravada por los fenómenos de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *