Leer hacia adelante

Pbro. Lic. Armando González Escoto

En principio todos leemos hacia adelante, pero cuando se trata de interpretar las cosas que pasan, puede leerse hacia adelante o hacia atrás con resultados muy distintos. Un ejemplo, cuando celebramos la independencia de México lo podemos hacer leyendo hacia atrás y por lo tanto dedicándonos a recordar los personajes y las gestas que llevaron a ese acontecimiento, o bien podemos leer hacia adelante, es decir, preguntándonos qué tan libres somos realmente hoy, cuáles son nuestras nuevas dependencias y cómo podemos superarlas.

Mucho se ha dicho y hasta se ha hecho a propósito de la escultura titulada “Sincretismo”, todas las lecturas que se han practicado se han hecho hacia atrás y también en línea vertical, lo cual desde luego sirve pero no tanto.

Una lectura hacia adelante nos ayudaría a interpretar dicho mamotreto, no como un rescate del pasado, sino como una propuesta para el presente y el futuro de la sociedad, donde se desvanecen los conceptos de la verdad y de la mentira, de lo bueno y de lo malo, de lo permitido y lo prohibido, en aras de crear una sociedad libre de conflictos, donde un hombre se puede casar con su mascota o una mujer con su “gran danés”, sin que eso deba sorprender a nadie, pues estamos creando la sociedad positiva del futuro, la nueva sociedad sincrética, donde hasta el chamuco se ha vuelto amigo y socio de San Miguel, en perfecta, armónica, y sincrética reciprocidad; tal y como sucede con las alianzas políticas que hoy se dan entre la izquierda y la derecha, la extrema izquierda y el centro, etc. Total, lo que importa es llevárnosla bien para poder ganar.

Esto, además nos dice que, cuando un determinado gobierno avala este tipo de expresiones, está revelando ni más ni menos su agenda ideológica, su verdadero proyecto cultural acaso medio disimulado en aras de nuevas prebendas políticas. Y claro que tiene derecho a mantener una agenda que contenga los grandes o pequeños principios de su partido, y por honestidad está obligado a mostrar sus cartas, para que la ciudadanía bien informada tome las decisiones que le parezcan adecuadas a la hora de emitir su voto, algo a lo que también tiene derecho la sociedad.

Pero todos estos asuntos, hoy técnicamente denominados sociedad positiva, cultura de la post verdad, sociedad de la transparencia, pueden ser también la reedición de viejos carnavales; aquí se hace necesario leer hacia atrás. Estas cosas suelen ocurrir de tiempo en tiempo, son fenómenos que se han podido documentar por lo menos en los últimos cinco mil años de historia conocida, avanzan, crecen, luchan por legitimarse, mucha gente saca provecho personal de todo ello, otra tanta paga las consecuencias, se hacen esculturas al dios desconocido y altares a la diosa razón, al final, la resistencia constante, valiente y heroica de quienes defienden la vida, logra activar de nuevo el instinto de sobrevivencia de la especie y hay que emprender la difícil tarea de reconstruir la condición humana, ¿Usted de qué lado milita?

 

About Rebeca Ortega

Check Also

Fray Antonio Alcalde: el mayor constructor de Guadalajara: Enrique Ibarra

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas En una ceremonia que comenzó a las 9 horas del …

El debate de la transición y la regresión política

  Omar Jiménez México vive tiempos cruciales. La situación social agravada por los fenómenos de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *